Color Scheme

Other color schemes can be added.

Colección de bisutería Tornaviaje a cargo de Patrizia Corvaglia

Colección de bisutería Tornaviaje a cargo de Patrizia Corvaglia

Azules que nos transportan a límpidas playas caribeñas, blancos cristalinos que nos hablan de arenas finísimas, verdes pálidos que nos recuerdan a plantas lejanas, exóticas, ¡al paraíso! No es difícil imaginar el asombro, la fascinación, la admiración, que debió despertar el encuentro de aquellos hombres y mujeres por primera vez con la fauna y flora del nuevo mundo. Colores vivos, exuberancia tropical, plantas, frutos y animales de formas inimaginables que emitían ruidos que jamás habían oído, todo era asombroso.

Ya en la primera carta que envió Cristóbal Colón, que llegó a Lisboa en marzo de 1493 y pronto se convirtió en un best seller, muestra y describe lo que ven sus ojos en esas tierras ignotas descubiertas por él: “llenas de árboles de mil maneras y altas, y parece que llegan al cielo; y tengo por dicho que jamás pierden la hoja, según lo puedo comprehender, que los vi tan verdes y tan hermosos como son por mayo en España (…). Hay palmas de seis o ocho maneras, que es admiración verlas, por la deformidad hermosa de ellas, mas así como los otros árboles y frutos e hierbas. En ella hay pinares a maravilla y hay campiñas grandísimas, y hay miel, y de muchas maneras de aves, y frutas muy diversas”.  

Fascinación que continuará hasta las expediciones ilustradas del siglo XVIII en la que destaca la realizada por José Celestino Mutis en 1783. El viaje de vuelta, el tornaviaje, no se hizo esperar y telas, colores, frutos y flores aparecen en cuadros, indumentaria, mercados, adornos y complementos. Una diversidad, un encuentro, una fascinación que ha tenido en cuenta la diseñadora de joyas, Patrizia Corvaglia a la hora de crear su colección en exclusiva para el Museo del Prado en el marco de la exposición Tornaviaje. En Joyería contemporánea de inspiración antigua, que es como ha denominado a este conjunto de piezas, podemos admirar todo lo dicho a través de la mirada e interpretación de la artista. Tortugas, caballitos de mar, libélulas, flores de enormes pétalos protegiendo a los pistilos, formas barrocas, exóticas, acompañadas por aguamarinas, amatistas, lapislázulis, cuarzos citrinos, peridotos, que nos transportan a otros paisajes. Son objetos que muestran, como en toda la obra de Patrizia Corvaglia, el punto de encuentro entre la escultura y el diseño.

Piezas únicas cuidadosamente esculpidas en bronce dorado que nos traen a la memoria la búsqueda de El dorado, la llegada de los galeones de Indias con el metal precioso. Toda una leyenda, un encuentro, una naturaleza plasmada con elegancia en las piezas únicas de Patrizia. La colección Joyería contemporánea de inspiración antigua está íntegramente hecha a mano con una antigua técnica de escultura en bronce dorado, que recupera una tradición histórica con una estética actual para celebrar el encanto del descubrimiento y la belleza atemporal de la naturaleza.